El arte de Juan Crossa, el reputado pintor contemporáneo de la Málaga más cultural

Juan Crossa Bejar es uno de los máximos exponentes de la pintura malagueña, cuyo arte se inspira en los más bellos rincones de la ciudad que lo vio crecer

Málaga siempre ha sido una ciudad que ha rebosado arte por sus cuatro costados. Su principal símbolo es el archiconocido Pablo Picasso —aunque su paso por la ciudad fue escaso—, pero no es, ni mucho menos, el único pintor del que la ciudad puede presumir. José Blanco Coris, Eugenio Chicano, José Puyet,  Manuel Criado Baca, Jorge Ravassa… la lista de nombres es interminable, pero hoy nos pararemos a hablar acerca del arte de Juan Crossa.

Catalogado por muchos como un creador de la corriente neoromántica, el artista abarca diferentes estilos y busca arriesgar en sus obras con composiciones muy diferentes entre sí, lo que le ha hecho convertirse en un referente internacional y exponer sus creaciones en espacios de todo el mundo.

Una de sus temáticas principales es la simbología actual, aunque para su diseño se inspira también en épocas pasadas. Algunas de sus pinturas reflejan muchos de los rincones más bellos de Málaga, ya sean playa, muelles o pueblos, algo que conecta por la nostalgia de muchos malagueños que viven fuera de su ciudad y que encuentran en su pintura como un motivo de conexión a ella.

A continuación, te mostramos algunas de las láminas y pinturas más reseñables del artista que te dejarán sin habla: ¡el arte de Juan Crossa es inigualable!

Los trabajos más significativos del pintor malagueño Juan Crossa

Realizada con la técnica mixta sobre papel en el año 2020, Crossa nos muestra una colorida escena de un parque con el predominio de tonos fríos, como el verde y el marrón, además de un azul claro que da más profundidad a la escena. Es una verdadera maravilla que refleja calma y paz.

Para esta obra se ha utilizado la misma técnica que el anterior, aunque los sentimientos que transmite son más tristes, ya que en este caso predomina el color marrón oscuro por encima del verde. El punto de fuga de la pintura se encuentra en el lugar en el que el cielo deja de verse, tapado por un profuso bosque de árboles cuyas hojas empiezan a caerse. Aún así, llama la atención que la tierra esté inclinada, una disposición diagonal que le da más dinamismo y fuerza.

La técnica depurada y limpia en trazos de esta obra es, sencillamente, espectacular. De nuevo, predominio del color marrón en diferentes tonos con una tímida presencia del azul. Aún así, la temática del cuadro es bastante optimista y la variedad de colores elegidos muestra calma y serenidad. Los zapatos representados, usados y tirados en el suelo, presentan el cansancio del trabajo realizado, pero, a su vez, la alegría del trabajo bien cumplido, del sendero que cada uno ha recorrido hasta llegar al presente.

Al contrario que las obras anteriores, el artista malagueño ha utilizado únicamente el tono oscuro del carboncillo. La escena presentada es enternecedora: un matrimonio de avanzada edad camina abrazado. La pintura no es rica en detalle, pero es particularmente bonita e impresiona a todo el que la observa. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.    Más información
Privacidad